La diputada Mónica Macha reflexionó sobre un problema que afecta a les argentines.
Sobre los alimentos de lxs argentinxs
Hoy nuestro principal problema es el precio de los alimentos. La inflación hace que los salarios pierdan poder adquisitivo y ciertos alimentos básicos de nuestra canasta se convierten en un lujo. Nunca antes tuvimos tantxs trabajadorxs formales bajo la línea de la pobreza. Este fenómeno social, de inflación y salarios a la baja, puede convertirse en una catástrofe para los sectores populares.
Los sectores concentrados de la economía en este sector, es decir las grandes empresas alimenticias, especulan con el precio internacional. Producen acá, pero venden afuera en dólares. Para hacer esto trasladan el valor internacional al mercado interno. Entonces vos y yo terminamos pagando la comida que se hace acá a precio de exportación.
Con la comida de lxs argentinxs no se juega ni se especula. El crecimiento económico que han tenido muchas empresas a partir de la crisis de la pandemia mundial y ahora de la guerra en Ucrania, dejó como saldo un escenario de mayor desigualdad. Es decir, ahora hay menos personas que tienen más dinero y más personas pobres que tienen menos recursos.
Los alimentos son un derecho.Museo Nacional de Bellas Artes
Si somos lo que comemos, hoy estamos hechos de alimentos de baja calidad, con dietas sin diversidad y sin acceso a comidas fundamentales para nuestra vida.
La falta de acceso a los alimentos reproduce la desigualdad: los que peor comen son las familias que más necesitan comer.
Hace más de un siglo se pintó uno de los cuadros más icónicos de nuestra patria: Sin pan y sin trabajo. Si no transformamos las estructuras económicas en favor de mayor igualdad, el retrato de la época va a ser el mismo.